jueves, diciembre 02, 2010

"Ahogando las dudas"

"Con los primeros calores de la temporada, me tocó retornar. Hoy, entre el frío que amenaza y ataca, y la distancia, los huesos parecen menos firmes, cuesta mantenerlos en pie.

Hace un frío del carajo en esta ciudad que destruye y deja sin palabras.

Y aquí dentro se mueve una cadencia, un pequeño ritmo que me trae olor a melancolía, a estos besos que busco entre los planes y la esperanza que me mantienen.

Hoy toca lidiar con el frío, la espera y también contra uno mismo: los miedos, las debilidades que quieren resucitar, la soledad en ese bar que siempre me gustaría ver lleno, siempre contigo.

En poco tiempo, volverán las tardes de calor. Y nos reiremos de todo esto, mientras bañamos los recuerdos en vino y olvidamos el momento, la necesidad, de salir de la cama.

Hasta entonces, sigue nevando sobre la ciudad. Sigue el frío empeñado en cubrirla de blues.

Suena en algún sitio: Va a salir mi tren, ya puedo oler tu ciudad..."

6 comentarios:

Vértigo dijo...

llevo el pasaporte a punto de caducar...

Ladrón de Guevara dijo...

Y sin embargo, el frío que hace fuera deja dentro una necesidad de buscar calor en los labios que nos acompañan, en las miradas del metro y los amores furtivos y olvidados.

Será que con el frío me entran más ganas de escribir.

Cuídate.

Maria del Sur dijo...

Que quieres que te diga...que no daría yo por volver a congelarme por las calles de Madrid...
Lo prefiero, a este absurdo calor de Buenos Aires...
donde parece que simplemente se tiene que ser feliz porque sale el sol y hace calor...
Era más feliz en tu invierno.

Besos!

Horacio Holiveira dijo...

Siempre me gusta el frío cuando lo veo escrito. Después salgo a la calle y ojalá vuelva el verano.
Genial texto

quemandoescenariosdepapel dijo...

Ahogando las dudas entre el frío que corta las venas -y la vida-. ¿No te das cuenta de lo que cuesta respirar bajo cero? El calendario juega otra partida, diferente e igual cada día... el tiempo mata al tiempo y nosotros aprendemos a sobrevivir por placer, por inercia o por no vernos muertos al final de la partida. Encantada de enredarme entre letras contigo... es invierno pero aquí, donde vivo, solo existe un cielo repleto de ausencias, de nubes que olvidaron a llorar, de tormentas que murieron porque nadie las quiso recordar. Déjame taparme esta noche con la esquina de tu manta, no haré ruido. No prometo quedarme, pero sí, no desaparecer para siempre en este olvido.

:)

Vértigo dijo...

feliz 2011. nos seguimos leyendo, ¿vale?