martes, octubre 27, 2009

"Espirales locas en el cielo"

"Sé bien que no te gusta que te dé las gracias; a mí me ocurre lo mismo...
Sé que lo haces porque se mueve y se ensancha, y te llena por dentro, y quizá te ayuda a esbozar alguna que otra sonrisa; a mí me pasa igual...
Aún así, no puedo evitar decírtelo...
Nunca creí que nadie pudiera llevarme al Malecón habanero, desde tan lejos; que en un espacio tan pequeño aparezcan de repente las olas y los vientos, la sonrisa y los sueños de los lugareños, que la pequeña Habana Vieja se aparezca entre mis sábanas, y seamos capaces de perdernos en ella...
No creo que nadie más sea capaz de convertir esta avenida asturiana, tan llena de ruido banal, de humos y de enfados, en aquella autopista increíble del Lobo y la Osita, en aquella expedición que un día decide agarrar un extremo de la espiral, y ya solamente puede disfrutar dentro de ese bucle sin fin...
Tu sonrisa, tu mirada espejo, la ternura que irradias y regalas a cada paso que das...
Pocas certezas en estos tiempos de incertidumbre y ansiedad general.
Al menos dos.
Sé que en esos ojos se demuestra cada día que vivimos para sonreír.
Sé que esta noche dormiremos abrazados, en pleno Malecón habanero, aprendiendo, preciosa, siempre aprendiendo, a contar estrellas...".

domingo, octubre 18, 2009

"No apartes la vista"

"Fíjate: mira cómo se acercan los nubarrones por el horizonte. El otoño viene frío, este año, y se intuye duro...

Mira cómo ha empezado a llover: cómo los coches pitan, y nace el estruendo, y la gente escapa a la carrera, cómo el frío se infiltra entre los huesos, y te hiela el alma...

Mira cómo, en un instante, la calle ha quedado desierta, y en las baldosas resbalan los pájaros y los sueños...

Mírame: estoy en medio de esta ciudad desierta... empapado... desnudo...

Mírame bien, porque estoy empapado, y no paro de susurrarte cosas bonitas..."