lunes, febrero 25, 2008

"A la vuelta de la esquina"

"A la vuelta de la esquina, de un barrio al que juró que jamás volvería, se la encontró. Ella estaba allí, como siempre se la había imaginado, rota, por los quebraderos de la vida, sola, por aquel hombre que la olvidó.

Él pasó sin hacer ruido, disimulando, como si no se inmutara: aquella mujer tenía un parecido especial, se parecía a la mujer que en esa misma calle cuatro años antes, en un día de perros, lo había condenado al fracaso, a la soledad, al destierro... Le recordaba tanto a esa mujer, que hizo un amago de burla, como queriendo resarcirse de todo el daño sufrido...

Esa misma noche, mientras dormía, tenía en mente a aquella mujer, en los suburbios de la vida. En sus sueños, cada vez que daba la vuelta a la esquina, volvía cuatro años atrás, rememoraba viejos pinchazos en un corazón antaño fuerte, un golpe tan fuerte que acabó con él... Rememoraba, como si lo estuviera viviendo en ese mismo instante, la cara de asco de su asesina, subiéndose en otro coche, marchándose hacia otro destino, y gritándole desde lejos: NO."

viernes, febrero 22, 2008

"Aún así..."

"Un día, el ingenuo en cuestión, descubrió que lo que le habían dicho era verdad: que jamás la habían regalado nada, que todo lo había conseguido por sus propias méritos, que no era inferior a los otros...

Un buen día descubrió que podía conseguir grandes cosas, y que estas cosas, no le eran concedidas como gracias, por favoritismos varios, sino que eran realmente merecidas...

Un día, rompió con esa idea de sumisión, de agradecimiento perpetuo, de piedad ante el superior... También rompió con ese sentimiento de inferioridad, esa inseguridad, ese <porque me infravaloro sin piedad, y sin motivos para ello>.

Un buen día, con su humildad enfermiza característica, comenzó a creer en sí mismo, en sus posibilidades, en que sus recompensas era, en realidad, merecidas...

En aquella ocasión, toda parecía que había cambiado, dentro de él, que aquel individuo menudo, con ojos llamativos, y un autoestima en niveles negativos, había dado un paso hacia delante, un paso para bien...

Aquel día, en que todo "cambió", se sintió entre mucha gente: admirado y felicitado por unos, envidiado y criticado por otros... Las autocríticas destructivas habían acabado (¿o quizá no?), y se daba baños de masas...

Sin embargo, entre toda aquella gente, seguía estando solo... La autodestrucción, el sentimiento de culpa, la soledad... hicieron un amago; pero no se fueron..."

sábado, febrero 16, 2008

Un fantasma

"Llevo días viendo cómo se acerca... poco a poco, haciéndome creer que ya lo había vencido, que ya lo había dejado agotado, que ya no se podría apoderar de mí ni una sola vez más...

Me ha hecho recordar el pasado, aquellos momentos malos que creí haber dejado atrás aquel 30 de Septiembre, cuando marché, deseando olvidarme de aquellos lugares en los que lo había pasado tan mal...

Todo parecía que había cambiado: otro lugar, otras personas, otro ambiente... Todo indicaba que nada podía ser lo mismo, que lo habíamos conseguido...

Pero ahora sé la verdad, que, a pesar de todo, nada, absolutamente nada, cambia... Son otras personas, son otros lugares, son otras situaciones, pero la esencia es la misma...

Por fin sé que ese fantasma ha vuelto, y que, por desgracia, está aquí para quedarse... Lo sé, estoy solo..."