domingo, diciembre 23, 2007

Por fin...

"Tres iguales juntos; tres iguales riendo, charlando, arreglando el mundo... Tres almas distintas pero iguales; juntas, sin que nadie pueda separarlas.

20 y pico locos de la vida; 20 y pico personajes sin rumbo. Con muchas razones para seguir adelante; con muchos indicios de que la utopía existe; con ganas de comprobar, por su propia salud mental, que podemos cambiar las cosas...

Dos inigualables; dos que siempre están ahí. Es una pena que yo no cumpla; ya sé que sentirse culpable no lo es todo...

Uno satisfecho por haber encontrado gente así; porque yo ya sabía que en algún lugar tendrían que estar; porque los tengo devoción, a todos ellos... Solo satisfecho, sí, puede saber a poco; sin embargo, gracias a todos ellos, sé que la felicidad está a un paso...

Yo, por mi parte, me quito el sombrero, y os doy las gracias..."

viernes, diciembre 21, 2007

Por ellos... por nosotros...

"20 y pico personas. Desde las 11 de la mañana. Escapamos del alma máter. Nos lo echan en cara. No nos importó. Tenemos claro lo que queremos. Nada ni nadie nos va a parar.
Porque los conocimos, porque convivimos con ellos, porque su causa, es nuestra causa, porque se lo prometimos, y nos propusimos no fallarlos.

Horas de frío, horas de carreras, horas de pie, largas horas. Alguna mala contestación, mucha buena gente. Un nuevo pensamiento pasa por mi cabeza, parece que la gente no es tan mala, y muchos están concienciados...

Unas 10 horas en total, por ellos y por nosotros mismos... Me arrepiento de haberme sentido vencido en muchas ocasiones; siento haber pensado, a veces, que esto no se podía conseguir.

La realidad (cruda en ocasiones, pero no en ésta) es que ayer tuvimos la utopía en la mano; y ahora mismo la llevamos con nosotros y vamos a soplarla y que se extienda por ahí...

Y lo reitero, la utopía está aquí con nosotros, o si no que se lo digan a esos 28 niños que en el día de ayer consiguieron una beca de estudios para este nuevo año que entra...

Aunque no lo vayáis a leer, ¡gracias compañeros! Por lo que estamos consiguiendo, 20 y pico perdidos, 20 y pico idealistas a los que no van a parar... ¡Gracias!".

sábado, diciembre 15, 2007

Lástima

"En alguna ocasión marchando a la carrera por la calle Corrientes, te vi de refilón a la puerta de un teatro, no supe qué estabas haciendo allí, tampoco supe que decirte en ese momento, con lo que pasé de largo, disimulando, sin mirarte, como si no me importaras, y continué mi camino hasta la esquina. Al cruzarla, me di la vuelta para observarte, y como había imaginado, mi presencia no te había inmutado lo más mínimo.

Sabías quién era, yo también sabía quien eras tú: compartimos autobús todo un año, mañana tras mañana, carrera tras carrera, blasfemia tras blasfemia. Yo, con mi asqueroso peinado y medio dormido, tú, con tu aspecto de pija, 100% arreglada, pinta de niña de papá. Nuestras miradas se cruzaban siempre, directamente o por el reflejo del cristal. Me acuerdo perfectamente dónde te bajabas, la parada de tu facultad estaba antes de la mía. Siempre me quedaba mirando hasta que, al entrar por la puerta de tu facultad, volvías la vista hacia el autobús. Así pasó mucho tiempo, todos los días la misma situación, buscándonos pero rehuyéndonos.

Yo me tuve que marchar: la vida que te lleva por caminos que nunca hubieras imaginado (y en ocasiones deseado). Sin embargo, la mayor pena fue que aquella tarde, cuando te vi en la calle Corrientes, mucho tiempo después de nuestras "citas" en el bus que nos llevaba a la Universidad, ninguno de los dos se dignó a acercarse al otro. Tan tontos fuimos, que a los dos, a ti también, no puedes negarlo, nos dio por disimular.

En fin, una lástima...".

¿Por qué?

Parece que no hago más que intentarlo, ponerle todo mi empeño, dejarme la piel en ello, ¿por qué no acaba de ir bien?

Intento que no haya problemas, pongo demasiado de mi parte para ser yo; me desprecian como si tal cosa, no tienen en cuenta todo lo que he hecho sin ningún tipo de interés más allá que el de ser tratado como a un igual... Yo podría no haberlo hecho así, podría haberme creído superior, tratarlos mal (los antecedentes están conmigo), pero no lo he hecho... ¿por qué? Pues porque no soy así, me es imposible mirarlos por encima del hombro... Yo no puedo ser como ellos, me es imposible.

¿Por qué tantos dobles raseros? Estoy harto de ellos, basta ya de esa hipocresía de mirar las cosas de una forma u otra según quién esté implicado; basta ya de que las culpas vayan siempre para los mismos; no tengo tiempo para más gilipolleces...

No sé por qué; llevo demasiado tiempo intentando averiguarlo para tratar de ponerle solución; ya no creo que haya solución, despiertos esos sentimientos y ya está... Sólo me queda resignarme conmigo mismo (porque realmente yo no hecho las cosas mal) y dejarlo pasar... Los que estén dispuestos a quedarse que se queden, los que no, no me van a preocupar más... Pero que no se les olvide, que si no cambia la situación de una vez por todas no serán bienvenidos nunca más...

Ha sido mucho tiempo, ha sido mucha gente; mucho borrego, mucho envidioso, mucha sinrazón; muchas ganas de gritar que no, muchos momentos en los que lo tenía que haber remediado...

Visto lo visto no tengo nada que perder, tengo, por contra, mucho que ganar (autoestima, confianza, inclusive personalidad...). Y realmente voy a replantearme muchas cosas, y voy a cambiar mi manera de actuar... A partir de ahora, "decir lo que pienso y hacer lo que digo".

PS: [Quiero caminar hacia la utopía, y que vayamos dando un paseo, tú y yo]

miércoles, diciembre 12, 2007

"Tan grandiosa"

"Típico grupo de jóvenes (dios y la madre), todas parecidas, todas similares, todas con las mismas inquietudes, gustos, risitas... Todas vestían la misma ropa, todas seguían las mismas costumbres, todas formaban parte del rebaño...

Todas ellas bailoteaban, y se ruborizaban cuando las miraba un chuloplayas, y miraban con desprecio cuando se les acercaba un pobre desgraciado; y se desgañitaban cantando pachanga, regeatton y sucedáneos. En fin, aurea mediocritas (dorada mediocridad...)

¡Un momento! ¿Todas ellas? ¡No! Una entre todo el "rebaño" destacaba. Una brillaba, lucía, entre todas ellas. Ella, escondida, hacía crecer madreselvas... Era tan grandiosa..."

Quiero

"Quiero no tener que volver a reflexionar sobre todo ello; quiero no dar explicaciones sobre mis actos, mis pensamientos; quiero sentirme contento, conmigo mismo, y a partir de ahí construir algo más...

Quiero conseguir que no me vuelva a afectar; quiero que los malos sueños me dejen de perturbar; quiero que el trauma desaparezca, comenzar esta nueva realidad...

Quiero volar, quiero emigrar, cual ave de paso; quiero ser nómada, hasta que no pueda más, hasta que, un día, me digas 'No te vuelvas a marchar'; quiero oirte decirlo; quiero pensar que lo dices de verdad; quiero aprender a sentir, que no eres demasiado para mí...
Quiero acercarme a ti; quiero que no me digas que no; quiero que, entre tú y yo, escribamos esa canción..."

martes, diciembre 11, 2007

Buscando...

"Buscando entre viejos papeles, guardados en aquel cajón que tardé años en volver a abrir, encontré aquel poema, por llamarlo de algún modo, que habíamos dejado a medio hacer.
Lo leí detenidamente, con nostalgia, recordando lo que había ocurrido 10 años atrás; me situé en nuestros años de facultad, tú y yo en el bar, tomando café, con nuestros aires de "intelectualidad"... Recordé el momento en que escribimos en aquella servilleta, primero tú, después yo, un verso cada uno, tejiendo una ñoña, pero bonita historia.
Hubo un momento en que te paraste, era tu turno, te tocaba el último verso. Me miraste, con esa mirada penetrante, profunda, y me dijiste: "Mejor lo acabamos otro día...". Guardé la servilleta en el bolsillo, y nos marchamos...
En ese momento, tú ya sabías que no iba a haber otro día, sabías que a la mañana siguiente escaparías, como ya habías hecho muchas otras veces... Debo confesar que lo intuí: odiabas la lluvia, a mí me encantaba, cuando marchábamos para tu casa, dijiste: "¡Está lloviendo! Caminemos un rato...". Noté algo extraño como es lógico, pero estaba completamente cegado... A partir del día siguiente, no supe más de ti....
Después de recordar tiempos pasados, decidí volver a aquellos sitios, aquellos cafés, aquellos bares, aquellas librerías que habíamos recorrido juntos, y que yo abandoné en su día para "siempre". Tras una larga caminata, llegué al bar, pedí uno con mucha leche, como antaño, y me senté en aquel rincón a recordar...
30 minutos, estuve allí sentado. Saqué el papel-poema del bolsillo de la chaqueta, rematé la faena, y me marché...
Por el camino, bajo una lluvia intensa, allí quedó tirado en el suelo, entre el alquitrán, el agua y la basura urbana. El último verso, rezaba: "Aquel invierno no paró de llover (y aún llueve sobre mojado)". "

"Arrebatos"

"Arrebatos desesperados por encontrar, de una vez por todas, esas palabras que decir, que susurrar, esa canción que terminar...
Arrebatos, por no solucionar las cosas, por no poder ponerle fin...
Desesperación, por no saber qué hacer, por volver, día tras día, sin la satisfacción de que lo que hago, esté bien...
Frustración, porque aunque me quiera engañar, aunque otros traten de enseñarme que quizá no sea como yo pienso, aunque pueda ver que todo va a mejor, no me sirve...
Impotencia, por no saber adivinar el por qué...

Esperanza, porque, vaya bien o vaya mal, lo vamos a remediar...".

viernes, diciembre 07, 2007

Un tal Pablo...

"Se oía un pequeño murmullo en el teatro. El Concha Espina, antaño dormido, lleno y resonante de aplausos. Un tal Pablo en la escena, dos lugartenientes. Un último clamor, para que las calles se llenen, nuevamente".




[La utopía está en las calles, la utopía está en el camino... ¡Caminemos!]

Las conciencias

Resulta en ocasiones muy difícil. Remover las conciencias, agitarlas, hacerlas cambiar de parecer... conseguir que la mirada llegue más allá de la nariz... Arrancar de cualquiera rabia por lo que vean en la tele, ganas de cambiar lo inadmisible... Decir sin coacción - " ¡Yo no estoy de acuerdo!".

Resulta en ocasiones muy difícil, muy frustrante. Intentar remover las conciencias, y no conseguir nada... Quitar tiempo de tus obligaciones, de tu gente, de tu vida para ver cómo nos hundimos más y más en el fango... Ellos no quieren reaccionar, pero nosotros lo volveremos a intentar... A ellos se lo prometimos, y no nos vamos a volver atrás...

[Sabemos que el ruido no deja oír, que la bruma no deja ver...]

[Háblame de la luz de tu utopía, muéstrame el camino...]

[...caminemos juntos.]

lunes, diciembre 03, 2007

Lo haremos...

Un día sí, y otro también. No nos importa. Lo hacemos porque queremos, lo hacemos porque realmente creemos en ello. Lo hacemos porque sentimos que es algo grande, porque sentimos que puede significar algo. Lo seguiremos haciendo a pesar de todos los pesares, a pesar de la falta de tiempo, a pesar de que parezca imposible... Lo haremos por ellos, por los que volvieron al otro lado del océano confiando en nosotros, por los que se quedaron en el camino teniendo nuestras mismas metas, lo haremos por nosotros mismos, para intentar ser felices...

Queremos callar el ruido, y poder caminar...

[...porque la utopía está ahí, y realmente la podemos alcanzar...]

[...y porque queremos que las conciencias se despierten, y caminen con nosotros...]

domingo, diciembre 02, 2007

Los secuaces

Una y otra vez escuchamos como, no directamente, pero sí de forma subliminal, nos intentan inculcar la idea de que no podemos hacer nada para cambiar las cosas: hablan de la pobreza en África, en América o en Asia como si fueran cosas totalmente banales; hablan de los pobres apiadándose de ellos pero no mostrando ganas de dar una solución. No hablan de la pobreza rabiosos, o escandalizados como cuando hablan de Chávez o de Evo Morales. Se escandalizan de que ciertas televisiones no tengan licencias para emitir, y no se escandalizan de que las empresas "españoles" expolien cual conquistadores de antaño las reservas naturales de Latinoamérica; se escandalizan de que insulten a presidentes españoles, pero sin embargo aplauden salidas de tono dignas de una riña entre colegas...

Y ahora llegan las navidades, y nos enseñarán que los jugadores del Barça o del Madrid, como buenas hermanitas de la caridad, cederán un día de sus ocupadas vidas para visitar niños enfermos en hospitales, y nos hablarán de la amistad y del amor al prójimo y de la ayuda al necesitado y de los buenos propósitos para el año nuevo... Pero llegará el año nuevo, y veremos, como siempre, que solo les importa lo que ocurre delante de sus narices, que dirán "pobrecitos" cuando ocurra un terremoto en cualquier sitio lejos de aquí, y que terminarán su reflexión diciendo "menos mal, de los 200 muertos ninguno es español"...

Hipocresía, ni más ni menos...

["¡Estúpidos secuaces! Vuestro orden está construido sobre la arena" que diría Rosa Luxemburgo]

[Algunos estamos convencidos de que podemos, porque la utopía está ahí, y solo tenemos que seguir caminando...]

sábado, diciembre 01, 2007

Por fortuna...

No me equivoqué. Todo aquello pasó. Unos cuantos años. Sin embargo, se ha quedado en eso, en pasado. Por fortuna, no me he desilusionado; no hay razones para ello, la verdad.

Las cosas han cambiado, yo creo que para bien. Espero no equivocarme ahora; pero estoy haciendo realmente en lo que creo ("decir lo que se piensa y hacer lo que se dice" que decía el otro).

Las cosas buenas no las he dejado atrás ni las dejaré, que no se preocupe nadie por eso. Lo banal, lo prescindible, ya no me preocupa. Y a quien no le guste, ajo y agua...

La utopía está ahí, enfrente nuestro, y no tenemos nada que perder...

[De cualquier manera, sabemos nadar...]

sábado, julio 28, 2007

Sin embargo...

A pesar de toda la serie de personajes a mi alrededor que podría encuadrar, sin ningún tipo de remordimiento, dentro de la entrada anterior, debo reconocer que cerca mío también hay personas cuya actitud es de valorar.

En concreto me refiero a un buen colega mío al que, a pesar de que estoy seguro de que no va a leer esto, creo conveniente realizarle un homenaje. Se trata de un buen colega, en ocasiones demasiado bueno, que nunca ha tenido las cosas demasiado fáciles pero que siempre está ahí. Ambos venimos de ambientes culturales muy distintos, prácticamente de dos extremos, sin embargo, los años me han venido a mostrar cómo para algunos aspectos importantes de la vida, tales como el trato con los demás y los principios que a mí me parecen elementales (sin entrar en temas políticos) tenemos muchos puntos en común.
Esto me lo ha ido demostrando sobre todo durante los dos últimos años en los que hemos pasado mucho tiempo juntos. Para mí es bastante importante porque, a pesar de que tengo otros colegas que en principio están en su misma "posición", es un verdadero apoyo. Y esto hay que destacarlo porque llegó un momento en el que, motivado por una serie de decepciones, llegué a encerrarme en mi mismo, cual lobo solitario. Aún creo que soy ese lobo solitario, pero de otra manera, en parte gracias a él.

Dicho esto, me parece conveniente hablar en este momento sobre mi colega considerando que, después de estos últimos seis años compartiendo momentos y risas con él, en Octubre me marcharé y, aunque volveré cada poco tiempo, en gran parte motivado porque aquí está mi colega, nada creo que vuelva a ser lo mismo; yo tengo unas ganas increíbles de marchar de este agujero, de poder "abrirme" al mundo de una vez por todas...

Sirva este humilde testamento para mostrarle mi eterna gratitud: ¡Óle tus huevos, Rober!

Y aquí tienes un colega para toda la puta vida...

Un saludo.

Acerca de las críticas...

Hoy he estado reflexionando sobre toda esa serie de personas que, estando alrededor de todos nosotros, se dedican a poner trabas a nuestras inquietudes y metas. Son personas que no gustan de hacer hincapié en críticas constructivas, del tipo: "No deberías hacer eso por tal cosa..."; son personas que, por el contrario, se dedican a decirte: "Eso que tú haces es una mierda. Yo, por contra, tengo no se qué en mi casa que...".

Aunque en un principio sus opiniones nos puedan parecer ofensivas y nos molesten, cosa que a mí me ocurre, creo que debemos enfocarlo de otra manera: el único propósito de la crítica por la crítica de esos sujetos es intentar mostrarse como mejores personas de lo que son y conseguir, mediante la humillación, que tú quedes por debajo de ellos. Se trata de un propósito a todas luces lamentable: dejar a los demás por los suelos para sentirse realizado uno mismo.

¿La forma de "combatirlos"? No creo que haya manera de conseguir que no realicen esos ataques; debemos tener en cuenta que es la motivación que tienen, eso les da ganas de vivir. Los afectados solo podemos hacer una cosa: "Ande yo caliente y ríase la gente". Como ya señalé en una entrada sobre "caretas", creo que fue el verano pasado, lo importante no es hacer lo que los demás quieren que hagas, lo importante es que hagas lo que a ti te haga sentirte mejor, siempre que no se afecte negativamente a nadie.

¿Y qué hacemos con esos plastas que están todo el día dándome la chapa? Pues oye, si su única manera de ver luz en su "triste" vida es humillar al prójimo, no voy a ser yo quien le destruya su mundo ideal de salvador. Lo importante es intentar, aunque en ocasiones sea difícil, no sentirse ofendido, y al susodicho, directamente, que le den...

Un saludo, y a pasar un buen fin de semana.

viernes, julio 27, 2007

"Vendí por amores y no por dinero mi alma a Belcebú"

Aquí pego una canción de Sabina e Hilario Camacho: "Whisky sin soda". Se trata de una canción que a mí me parece bien buena; un gran canto al placer fugaz y sin ataduras...

Sólo cumplo años los años bisiestos que acaban en dos
gasto más que gano, vivo con lo puesto menos un botón,
no tengo costumbre de guardar la ropa si voy a nadar,
nunca le hago ascos a la última copa ni al próximo bar,
vendí por amores y no por dinero mi alma a Belcebú
y de las dos majas de Goya prefiero la misma que tú.

¿Qué voy a hacerle yo,
si me gusta el güisqui sin soda,
el sexo sin boda,
las penas con pan?
¿Qué voy a hacerle yo,
si el amor me gusta sin celos,
la muerte sin duelo,
Eva con Adán?

Opino con Sade que al deseo los frenos le sientan fatal,
nunca entiendo el móvil del crimen, a menos que sea pasional;
si estrené algún himen, si rompí algún plato en mi mocedad,
hoy, ya retirado, sólo robo y mato por necesidad.
Siempre que la muerte viene tras mi pista me escapo por pies,
hay que estar al loro si eres trapecista y saltas sin red.


Aún cayendo en el tópico: Carpe diem.

Un saludo.

martes, julio 24, 2007

Rectificación sí, pero sólo como ellos saben...

Aquí cuelgo la que será la portada de El Jueves del nº de mañana que se puede ver en la ya restaurada página web: www.eljueves.es

Esperemos que a los que apoyan la censura de revistas no les parezca ofensiva esta nueva portada, aunque, visto lo visto...

En cuanto al contenido de la misma, sobran palabras, ironía en estado puro...

Por mi parte, mañana intentaré pasarme por el quiosco lo más pronto posible para comprar, como no, el nuevo número de El Jueves.

Un saludo.

lunes, julio 23, 2007

Solidaridad


Ánimo a el Jueves...

sábado, julio 21, 2007

"Negra noche"

Y aquí pego otra canción de Sabina que he descubierto hace poco; un buen canto a la Noche...

La noche que yo amo es turbia como tus ojos
larga como el silencio, amarga como el mar.
La noche que yo amo crece entre los despojos
que al puerto del fracaso arroja la ciudad.

La noche que yo amo tiene dos mil esquinas,
con mujeres que dicen: "¿me das fuego chaval?"
y padres de familia que abren sus gabardinas
la noche que yo amo no amanece jamás...

Negra noche, no me trates así,
negra noche, espero tanto de ti.
Noche maquillada, como una maniquí,
noche perfumada con pachulí, con pachulí.

La noche que yo amo es un sótano oscuro
donde van los marinos que quieren naufragar.
Hay siempre algún borracho sujetando algún muro,
llamas de madrugada y te dejan entrar.

Los profetas urbanos salen de sus guaridas
cuando la noche calza sus botas de metal.
Y bailan agarrados el loco y el suicida.
La noche que yo amo no amanece jamás...

¡Quién lo diría!

Parece mentira que a estas alturas del partido, cuando ya llevamos 30 años de democracia, tengamos que asistir al secuestro de números de revistas que, en su propia esencia, reflejan a la perfección el cambio producido en España; aunque por lo visto, el cambio no es tan grande como se nos ha estado contando todos estos años.

Obviando el hecho de que en la susodicha portada en ningún momento se nombra a la Corona, es un ataque que va más allá de que puede parecer obsceno e irrespetuoso a ciertas personas, es un ataque a la libertad de expresión de una revista que, desde hace 30 años, realiza una crítica de todo lo habido y por haber, sin caer en partidismos políticos. Por lo tanto, es una publicación que hace lo que no se atreven a hacer otros, y que utiliza la sátira y el humor para realizar esta crítica; no se trata de ofensas hacia nadie, sino de crítica humorística sana y, por otra parte, divertida.

Por mi parte, apoyo total al Jueves, por su gran labor durante todos estos años y además les felicito por el éxito de ventas, así ha sido, de su último número.

Para finalizar quería reseñar dos cosas: la primera, que sería preferible para todos que la justicia se encargara de cosas útiles, prácticas para todos y que no perdiera el tiempo en asuntos como este que son totalmente absurdos; la segunda es que ayer por la tarde observé indignado como en algunos de los llamados programas del corazón, programas conocidos por ser de una gran bagaje intelectual, se realizaba un ataque a la revista el Jueves; yo, en defensa de la libertad de expresión, creo que tienen el derecho de expresar lo que les venga en gana, ahora bien, que sean algunos de ellos, periodistas del corazón, quienes digan que lo que ha hecho el Jueves da mala imagen al periodismo y a los medios de comunicación en general me parece simplemente lamentable... ¿Acaso cree el ladrón que todos son de su condición?

"Que valen menos que la bala que los mata..."

Porque nunca viene mal un poco de "chute" ideológico, aquí dejo un relato de Eduardo Galeano, titulado "Los nadies".

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Tom Cruise y su mujé


¿De verdad necesitas los 2500 €, Tom?

lunes, abril 16, 2007

Y para celebrarlo...

Aquí cuelgo este vídeo de esta gran canción de Amaral, grupo que, a pesar de su orientación pop, me gusta como compositores y músicos. La canción es "Moriría por vos"...

"Aves de Paso"

Pues eso; después de unos días de descanso, que nos han sentado bastante bien, volvemos a la palestra y a la vida rutinaria y normal. Este mini-parón lo cerramos con un buen fin de semana, en el que un buen colega y yo lo hemos pasado en grande para poder retomar todo. Como he dicho un buen fin de semana, que acabó de forma bastante confusa, todavía no he sido capaz de asimilarlo, pero, en definitiva, ya podían ser todos como este último.
Esta insistencia mía se fundamenta en el hecho de que no acostumbro a sentir tal cosa, fines de semana prácticamente perfectos en todos los aspectos.

Respecto al título: hubo Aves de Paso, quizá eso lo convirtió en especial. De cualquier manera, las aves se marchan, pero vuelven todos los años... es ley de vida.

Salud!

martes, abril 10, 2007

En momentos de bajón...

Esta mítica canción refleja, como pocas han conseguido, esos momentos de desesperación y soledad en los que todo parece ir mal y de los que todos hemos sufrido en alguna ocasión. Sirva esto para conmemorar al gran Enrique Urquijo y su música melancólica.



Por muchos años que pasen, canciones como ésta nunca pierden su razón de ser...

miércoles, abril 04, 2007

"Que prosigue el poderoso drama y que tú puedes contribuir con un verso..."

Una de mis películas favoritas, el Club de los Poetas Muertos. Aquí pongo un fragmento en el que recita a Walt Whitman, uno de los mejores poetas estadounidenses. Se trata de una visión quizá utópica de la realidad, pero que no deja de ser necesaria...



Ahí queda eso...

Simplemente Sabina...

Aquí cuelgo un video con un Sabina "autobiográfico", con el que puedo y debo sentirme identificado...